miércoles, 26 de septiembre de 2012

Delimitar mis límites.


¿Crees que el alma existe? Bien, comenzamos bien.

Creo que lo mejor de la vida no se ve, no se explica, no tiene forma, color, solo un gran poder. Y es que como podemos ver nuestros sueños, si están cerrados nuestros ojos, como sentimos un beso, como podemos amar a pesar de grandes distancias, tener grandes, simples o complejas ideas, si no las ve nadie en nuestra mente. Y es que la percepción es la boca que come todas las sensaciones y le permite a nuestro cuerpo tener el placer de saborearlas.

Cada vez que siento vibrar todo mi ser, una media luna en mis labios y el típico nerviosismo en las manos, además le agregamos el doble trabajar a mis pulmones, esa manera tan rápida de respirar que me caracteriza; entregarlo todo, confiar plenamente sin ninguna restricción, pensando que todos son bondadosos, sin conveniencias y que en cualquier momento podríamos caminar juntos en la misma dirección.

Hoy, aquí sentada en la silla mecedora, ahogada en silencio pero pensando a gritos; cansada, con años de mas, con la piel de pasa y un poco jorobada, necesitando algo más para caminar y una mirada atormentada pero muy profunda, sin fondo.

Recuerdo todo aquello que alguna vez sentí, cierro los ojos, inhalo profundo y puedo volver a sentirlo. Miro a mi alrededor, lentamente pero seguro y no veo ningún centavo que haya tenido. No queda nada, nada más que cada lucha ganada, pero también recuerdo el dolor de las guerras perdidas.

Cada experiencia que hoy limita mi conocimiento pero a la vez origina que sea sabía, inteligente, que pueda contar historias porque puedo comparar, confrontar y aprobar palabras. Me obligo a delimitar mis límites, aunque me falte fuerza, aunque no pueda correr pero si me sienta capaz de alcanzar lo que aún anhelo.

Y hoy, en el desenlace de mi vida, bautizando mi voz como experiencia, te digo que trabajes, que construyas y no destruyas, que prometas menos y resuelvas más, que des sin esperar recibir y que digas mejor ahora que mañana, porque esta anciana te asegura que no hay mañana.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada